Política y más 27/06/2019

Cambio de estrategia de Alberto (y de Cristina)



Por Germán Negro


En las últimas horas, Alberto Fernández abrió una puesta impensada apenas alguna semana atrás. Habló de la posible vinculación de Néstor Fernández y Cristina Kirchner con la corrupción, o por lo menos con su cercanía a este tipo de hechos, cuando controlaban los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Qué dijo Alberto: que Cristina no debió "hacer negocios" con Lázaro Báez porque era un contratista del Estado y que Néstor no debió canalizar obra pública a su círculo de amigos. ¿Se trata de una fractura en la fórmula presidencial? ¿Es una salida de cadena del candidato a Presidente, justamente impulsado por el kirchnerismo? Para nada.

Lo que está intentando Alberto Fernández es mostrar un principio de sinceramiento, sin profundizar demasiado, con un reconocimiento implícito de algo que hasta ahora no debe estar funcionando para la fórmula opositora: la necesaria cosecha de votos independientes para ganar en la primera vuelta y evitar un balotaje, que puede ser una moneda lanzada al viento (puede caer para cualquier lado).

Cuando Cristina le tira a Alberto Fernández con la responsabilidad de encabezar la fórmula, está diciendo que con su caudal de votos, tan fiel como encorcetado, no le alcanzaba para superar el umbral necesario. Con una imagen de profesor universitario, algo más moderado, y capaz de interactuar (y no imponer) en los círculos políticos, era la figura adecuada para sumar electorado independiente y, por qué no, a algunos antikirchneristas desencantados con Mauricio Macri y sus recurrentes errores de gestión.

En las últimas horas, Alberto está intentando marcar sus diferencias con el kirchnerismo duro. Primero habló de que propondría un gobierno lejano de la "venganza" y ahora se mete con un tema tabú para su sector: el de la corrupción. Es imposible pensar que no tenga el aval de su actual jefa política para jugar con esas cartas. Lo hace, seguramente, porque los porotos sumados aún no alcanzan. Y, después de todo, para volver al poder sirve cualquier estrategia, siempre que se quede en el límite de la campaña.







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.




 Sin Comentarios