Al Día 25/03/2020

Los camioneros, tan necesarios como rechazados



Por Germán Negro



Con sorpresa, la agencia inglesa Reuters publica una información originada en el interior de la Argentina: “unos 70 municipios rechazan la detención de los camiones”, dice. Y está claro que los ingleses, pese a los puntillosos que son en materia informativa se quedan cortos en la cifra. Con mayor incidencia en el sur del Santa Fe, zonas de Córdoba y Buenos Aires, son cientos los intendentes que aplican un cerrojo hacia quienes están laburando sobre un camión.
Las cámaras que nuclean al sector y hasta Hugo Moyano (el Jimmy Hoffa argentino) alzaron su voz y llevaron su reclamo al Gobierno nacional por tanta falta de solidaridad para quienes están “haciendo patria” en medio de la cuarentena generalizada.
Los excomulgados de los pueblos son tanto los camiones cerealeros como quienes reparten productos esenciales como combustibles y alimentos. ¿Qué está pasando? En muchas poblaciones consideran que los camioneros al ir del un lado al otro pueden trasladar el coronavirus y afectar a las poblaciones.
Lo cierto es que en muchos pueblos les niegan a los trabajadores la posibilidad de un baño o de comer en una estación de servicio. Son invitados a retirarse o directamente echados de mala forma.
Lo concreto es que sin el transporte de carga, el país estaría totalmente paralizado. Ni exportaciones, que producen los dólares tan requeridos por el Gobierno, ni suministros para una población de por sí muy afectada por una cuarentena. En un momento tan crítico, al camionero, más que rechazarlo habría que alcanzarle una bolsita con un sándwich de milanesa y una gaseosa fresca.







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.




 Sin Comentarios