Al Día 07/05/2020

Su abuelo la violó a los 14, hoy tiene 18 y ninguna respuesta judicial



Presentó, junto a su familia, una denuncia que se extravió. En pleno proceso judicial, un cambio de Juez demoró la causa por meses.


| Por redacción Pura Verdad |

Luego de que la primer denuncia que hiciera la mamá de P. se perdiera, una segunda denuncia por abuso sexual contra el papá de su propio padre ingresó en el juzgado de Instrucción N° 3 de La Rioja, en octubre de 2018. Hace 19 meses Ana lucha para que el violador de su hija, el propio abuelo de la niña, sea juzgado y hasta ahora no logró ni una imputación. Con un cambio de Juez en el medio, la causa mostró pocos avances hasta el momento.

Ana cuenta que su hija vive con miedo, que no sólo tuvo que sufrir los abusos sino que la Justicia de La Rioja, donde ocurrieron los hechos, la revictimiza una y otra vez. P. es una adolescente que debería estar preocupada por adaptarse a las clases virtuales o por no poder ver a sus amigas gracias a la pandemia. En cambio, tiene que seguir reviviendo los hechos que la condenaron y soportando las dilaciones de quienes deberían protegerla y garantizar una condena para su agresor. “Cada paso judicial fue una lucha” relató su mamá a Pura Verdad.

“Mi hija declaró dos veces, además de hacer la Cámara Gesell, y tuvo que prepararse para otras 3 declaraciones que no sucedieron” cuenta Ana, que además explica que su hija recuerda algunos abusos, pero, aunque las pericias médicas lo confirmaron, no puede recordar la violación porque “no se puede forzar la mente a que recuerde algo tan doloroso”.

Hoy, cuatro años después del hecho, y a casi dos de iniciar la causa, el responsable de los abusos no declaró nunca. No declaró ni una vez, alegando, según Ana, que hablar de su nieta le hace muy mal y presentando certificados médicos que argumentan riesgos cardíacos.


Hoy, la investigación que se instruye en el juzgado a cargo de Ariel Bacco está frenada por la pandemia del Coronavirus, pero Ana asegura que la causa tuvo muchas trabas infundadas: reprogramaciones de la Cámara Gesell, audiencias suspendidas a minutos de realizarse, o demora en las pericias psiquiátricas de la víctima y el violador.







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.




 Sin Comentarios