Alcoholemia cero, también en la ciudad: la ley nacional reaviva el debate en Córdoba
En el Concejo Deliberante hay dos proyectos a la espera de tratamiento. Con la sanción de la normativa nacional, se espera que se destrabe la aprobación.

Aprovechando la sanción definitiva de la modificación de la Ley Nacional de Tránsito que establecerá la alcoholemia cero, en la ciudad de Córdoba se volverá a insistir en una ordenanza que vaya en la misma línea.

El proyecto original había sido presentado en 2020 por el bloque oficialista de Hacemos por Córdoba. El año pasado, el concejal Juan Pablo Quinteros (Encuentro Vecinal) insistió con una iniciativa de su autoría que sumaba además a las drogas.

Los dos proyectos contaban con el apoyo de todas las bancadas, menos la del Frente de Izquierda, y el viceintendente Daniel Passerini le dio un fuerte respaldo político también fundamentada en su formación como médico toxicólogo.

Pero las reacciones de los gastronómicos frenaron en seco la discusión. El intendente Martín Llaryora había apoyado la iniciativa, pero ante las críticas de las cámaras de bares y restaurantes, el secretario de Gobierno, Miguel Siciliano, salió a ponerle paños fríos.

La iniciativa, impulsada por el Gobierno nacional y familiares de víctimas de siniestros viales, fue el resultado de un acuerdo transversal entre los bloques políticos, pero no encontró consenso entre los mendocinos: siete de los 10 representantes de la provincia rechazaron la ley.

El proyecto aprobado reduce la tolerancia de los actuales 0,5 gramos por litro de alcohol en sangre a cero gramos para conductores particulares de todo tipo de vehículos que circulen por las rutas nacionales.

Para eso, se modifica el inciso “a” del artículo 48 de la Ley de Tránsito 24.449, indicando que “queda prohibido conducir cualquier tipo de vehículos con una alcoholemia superior a cero miligramos por litro de sangre”.

Una vez sancionada, la ley tendrá aplicación en las rutas nacionales. En aquellas provincias que ya tienen normativas de alcohol cero (Córdoba, Entre Ríos, Chaco, Jujuy, La Pampa, Río Negro, Salta, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Tucumán y Chubut) se podrán coordinar los controles y aplicar las sanciones.

La Municipalidad de Córdoba tiene su propia ordenanza de tránsito, en la que se tolera hasta 0,4 miligramo de alcohol por litro de sangre. Por eso, este debate podría destrabar la sanción de la ordenanza para que la ciudad se encolumne detrás de la Provincia y de lo que sucederá en el resto del país.

QUÉ PASA EN CÓRDOBA
En la ciudad de Córdoba se da la particularidad de que, según dónde se transite, el límite admitido sea cero o 0,4 gramos por litro de sangre.

En el caso de la avenida de Circunvalación, que se encuentra en el territorio capitalino, se aplica la Ley Provincial de Tránsito que establece la prohibición total de alcohol en sangre desde 2013. Allí los controles los realiza la Policía Caminera.

En el resto de las calles y avenidas, el límite admitido es 0,4 gramos.

La modificación propuesta es simple: baja el 0,4 gramos por litro a cero. El proyecto de Quinteros amplía la prohibición a otras sustancias, legales e ilegales, que alteren las condiciones normales de manejo a los conductores, lo que denomina “narcolemia”.

EN EL SENADO
El Poder Ejecutivo Nacional incluyó en el temario de sesiones extraordinarias del Senado el debate de la alcoholemia cero. En la Cámara Alta, el Frente de Todos cuenta con la cantidad suficiente de senadores para sesionar.

El 24 de noviembre pasado, con 195 votos a favor, 19 en contra y cuatro abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley de tolerancia cero de alcohol al volante para todo tipo de vehículos que circulen por rutas nacionales.

El edil adelantó: “Es uno de los primeros proyectos que pienso pedir cuando se abra el año legislativo”.

En el oficialismo también consideran que ya no quedan demasiadas excusas para no sancionar la modificación en la ordenanza. Y que la discusión nacional, junto con la segura sanción, ya no dejan demasiados argumentos en pie como para seguir evitando la discusión.

El tema económico que planteaban los gastronómicos en 2022 tenía como uno de sus argumentos la crisis que produjo en el sector la pandemia. Ya pasado un año, y con la actividad normalizada, creen que no tendría que provocar la misma reacción negativa.

El único elemento por analizar serán las elecciones: si el oficialismo decide abrir el debate antes o después de la aún incierta elección a intendente de la ciudad.

En los próximos días, se comenzará a debatir en las sesiones extraordinarias del Senado nacional, y se descuenta que tendrá los votos suficientes para su sanción definitiva.

“Hay que ir al modelo uruguayo, donde el alcohol cero rige desde hace años y las malterías no dejaron de vender. El oficialismo no tiene excusas para no aprobarlo. Pero no es sólo alcohol, también son drogas”, destacó Quinteros.

“No hay muchas excusas, hay que tratarlo, debatirlo y sacarlo de una buena vez. Los diputados de Hacemos por Córdoba lo llevaron como bandera en la discusión en el Congreso”, analizó el concejal Quinteros.

El 24 de noviembre pasado, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a la modificación a la Ley de Tránsito, por la que se estableció que para conducir no se tolera presencia de alcohol en sangre.

Tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio hubo libertad de acción, aunque la gran mayoría votó a favor. El Interbloque Federal (que incluye al schiarettismo, al socialismo y al lavagnismo) también acompañó, al igual que Provincias Unidas (aliado al oficialismo) y el Frente de Izquierda.

Luego, desde el propio bloque de Hacemos por Córdoba salieron a aclarar que no era el momento para discutir el tema porque “no cuenta con apoyo de toda la sociedad”.

Así, las iniciativas fueron perdiendo impulso en el Concejo Deliberante, hasta salir de la agenda parlamentaria.

Pero la discusión que se está dando a nivel nacional será aprovechada para que se vuelva a debatir el tema en la ciudad de Córdoba.

Fuente: La Voz del Interior.


  AUDIO