Atajando el hambre en los barrios
Juan Manuel Balquinta es un reconocido deportista de nuestra ciudad, hoy asentado en Córdoba, después de pasar por varios clubes del país y el mundo, comparte la solidaridad con su mujer a través de una olla itinerante.


| Por Analía Romero Asef |

Juan y Eugenia, hace 8 años llevan adelante el merendero “Niños comprometidos con Jesús” en la República de San Vicente. Antes que la pandemia se desatara, los lunes, miércoles y viernes le daban la leche a los chicos del barrio y de otros aledaños. Agregaron  apoyo escolar y juegos para un grupo numeroso de niños.

Los viernes por la noche comenzaron a hacer la cena, pero la cuarentena obligatoria los frenó y debieron dejar de hacerlo. Preocupados ante la situación y viendo la necesidad de la gente, se les ocurrió la idea de llevarles los miércoles la cena a cada una de estas familias hasta su casa. Y los sábados se acercan ellos hasta el lugar a buscar la vianda.

“Hace dos semanas sumamos el merendero móvil, los miércoles hacemos la cena, la cargamos en una chata y las llevamos a las villas donde viven los nenes que venían acá”, cuenta Juan orgulloso de lo que hacen. “

Sin ayuda del gobierno ni de ninguna entidad privada, esta pareja se las arregla con donaciones de algunos vecinos y de su propio bolsillo para que este invierno sea lo menos crudo posible en cuestiones de necesidad.

“Las últimas veces hemos repartido entre 420 y 450 porciones de comida. Teniendo en cuenta que tenemos alrededor de 80 chicos y cada familia de ellos tiene un promedio de seis integrantes”, contabiliza Juan. Comenzó como un desafío el darles la merienda a los chicos y terminó siendo una enorme movida solidaria.

Respecto a cómo surge este merendero, Balquinta dice: “Pensamos en el merendero como una forma de sacar a los nenes de la calle con la idea de darles una vez al mes un bolsón de mercadería y que ellos digan papá yo también colaboro en casa con algo”.

Una jugada solidaria

El fútbol, para este arquero de 35 años, ha sido un camino que lo llevó hasta Indonesia donde atajó para el Vali Soccer. Tuvo pasos por Belgrano, Juniors, Sarmiento de Junín, Huracán Las Heras, Unión San Vicente y actualmente lo encuentra en Los Andes.

El equipo de Balquinta siempre es el mismo y todos ayudan para obtener los recursos para dar la merienda. Son propios o donaciones que se pueden hacer en las redes del merendero (instagram @niñosccj) o a los teléfonos 351-2221090 y 351-6867570.

Hoy retirado del fútbol profesional, Juan comparte su lado solidario con quienes lo rodean a diario. Balquinta, como lo hace siempre, se saca sus guantes de arquero, agarra la cuchara y junto a su esposa y sus hijos, forman esta gran barrera que ataja todas las semanas el hambre en los barrios.













Avec