Condenarán a cuatro años de prisión a dos personas por trata de personas en Córdoba
Las víctimas recibirán una reparación millonaria. El fiscal Enrique Senestrari indicó en Pulxo que en los próximos días habrá una sentencia. “Este caso data desde el 2012”, comentó y dijo que empezó con la denuncia de una joven del norte del país.
Condenarán a cuatro años de prisión a dos personas por trata de personas en Córdoba
| Por redacción Pura Verdad |

Dos personas acusadas de trata de personas y lavado de activos de origen ilícito recibirán una pena de cuatro años de prisión y las 30víctimas identificadas durante el proceso serán reparadas económicamente por una cifra superior a los $31 millones.

En la causa intervino el fiscal general Carlos Gonella con la asistencia de la fiscal cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), Alejandra Mángano, y de la Dirección General de Recupero de Activos y Decomiso de Bienes (DGRADB), representada por María Del Carmen Chena. La etapa de instrucción estuvo a cargo del fiscal federal Enrique Senestrari.

Los acusados Fabio y Daniel Barey acordaron una pena de cuatro años de prisión como autores de los delitos de trata de personas mayores de 18 años, infracción al artículo 17 de la Ley de Profilaxis Antivenérea y lavado de activos de origen ilícito.

También serán condenadas las personas que oficiaron de prestanombres para que los acusados principales pudieran darle entidad lícita al dinero proveniente de esta actividad: Selva del Valle Ceballos y Marcela Guzmán recibirán penas de tres años de prisión condicional por ser autoras del delito de lavado de activos, mientras que a otras tres imputadas (Mafalda Ceballos, Marcela Andino y Graciela González) se les concederá el beneficio de suspensión de juicio a prueba, con un resarcimiento económico destinado a las víctimas.

Enrique Senestrari, fiscal de la causa, comentó en Pulxo que el viernes la jueza hablará con las víctimas de los hechos, para luego llevar a cabo la sentencia. “Habría un destino social y resarcimiento económico por el daño a las víctimas”, indicó.

Explicó que el caso data desde el 2012 y que reúne a jóvenes argentinas que fueron explotadas sexualmente. “El caso empezó con el caso de una chica del norte del país, que puso en conocimiento.  Eran personas vulnerables, con carencias de recursos, olvidadas por la sociedad, no vieron otra alternativa que someterse al tratante, como muchas veces pasa”, detalló.

“En la trata, no hace falta ver cadenas ni sangre, no hace falta pensar en eso, sino se aprovecha de la extrema necesidad de las víctimas, en cuanto a retenciones de dinero, quita de documentación”, amplió.

Escuchá las declaraciones de Enrique Senestrari en Pulxo:




Ebano Maderas