Córdoba: el caño de agua que se rompió en Villa Páez tenía más de 50 años
Fue en calle Faustino Tonge al 1000. Aguas Cordobesas trabaja en la reparación de la cañería, que era de cemento y de asbesto.
Córdoba: el caño de agua que se rompió en Villa Páez tenía más de 50 años
Otra vez barrio Villa Páez, ubicado en la zona oeste de la ciudad de Córdoba, volvió a ser noticia por un socavón en una de sus calles. Esta vez fue en la calle Faustino Tonge al 1000, a un par de cuadras de donde se produjo el hundimiento de 2021 por un caño de cloacas roto.

Allí se rompió un acueducto de la empresa Aguas Cordobesas, que pasaba por una excavación que se estaba realizando para la construcción de un colector cloacal. El agua comenzó a afectar los laterales y el pavimento cedió, lo que provocó que se abriera un cráter de todo el ancho de la calle.

La rotura del caño provocó un corte de servicio de agua potable por algunas horas en barrios aledaños como Alberdi y Marechal, pero que en la siesta ya fue solucionado y se restituyó.

En tanto, el secretario de Gobierno municipal, Miguel Siciliano, junto a personal de Defensa Civil, recorrieron el lugar para relevar los daños.

“Relevamos la zona para ver si había alguna vivienda dañada o si alguna familia corría riesgo de grieta, derrumbe o hundimiento y no se encontró ningún daño ni peligro. No hubo evacuados”, aseguró el funcionario.

Siciliano explicó que ya se estaba haciendo una excavación para la obra de cloacas, el caño de Aguas Cordobesas que se dañó estaba cerca del pozo de obra y “por la rotura inundó la zona abierta hacía varios días atrás.

En consecuencia, se produjo un desmoronamiento de tierra y asfalto que amplió medio metro el ancho de la apertura”.

“Aguas Cordobesas lo primero que hizo fue cortar el agua para todo el barrio y pudo ponerle un tapón al caño para que deje de salir líquido. Inmediatamente restableció el servicio total de agua salvo a cuatro familias que viven frente al hueco de obra pero que actualmente ya cuentan con la plenitud de los servicios otorgados”, detalló el secretario de Gobierno.

Respecto del motivo por el cual se habría roto el caño de agua, la Municipalidad indicó que un desmoronamiento de suelo arrastró la cañería de asbesto-cemento “un material de más de 50 años de antigüedad caracterizado por su fragilidad y su incapacidad para flexionarse”, remarcaron. La pérdida de agua potable anegó luego el espacio de trabajo de un aliviador cloacal ejecutado a cuatro metros de profundidad.

La Dirección de Redes Sanitarias y Gas quitó el agua acumulada con una bomba, dejando al descubierto el espacio de trabajo del aliviador nuevamente. Posteriormente, la zanja se tapará y se esperará hasta que se seque para volver a ejecutar las obras. Con el suelo seco, la empresa Aguas Cordobesas cambiará el caño dañado.

Otra vez barrio Villa Páez, ubicado en la zona oeste de la ciudad de Córdoba, volvió a ser noticia por un socavón en una de sus calles. Esta vez fue en la calle Faustino Tonge al 1000, a un par de cuadras de donde se produjo el hundimiento de 2021 por un caño de cloacas roto.

Allí se rompió un acueducto de la empresa Aguas Cordobesas, que pasaba por una excavación que se estaba realizando para la construcción de un colector cloacal. El agua comenzó a afectar los laterales y el pavimento cedió, lo que provocó que se abriera un cráter de todo el ancho de la calle.

La rotura del caño provocó un corte de servicio de agua potable por algunas horas en barrios aledaños como Alberdi y Marechal, pero que en la siesta ya fue solucionado y se restituyó.

En tanto, el secretario de Gobierno municipal, Miguel Siciliano, junto a personal de Defensa Civil, recorrieron el lugar para relevar los daños.

“Relevamos la zona para ver si había alguna vivienda dañada o si alguna familia corría riesgo de grieta, derrumbe o hundimiento y no se encontró ningún daño ni peligro. No hubo evacuados”, aseguró el funcionario.

Siciliano explicó que ya se estaba haciendo una excavación para la obra de cloacas, el caño de Aguas Cordobesas que se dañó estaba cerca del pozo de obra y “por la rotura inundó la zona abierta hacía varios días atrás.

En consecuencia, se produjo un desmoronamiento de tierra y asfalto que amplió medio metro el ancho de la apertura”.

“Aguas Cordobesas lo primero que hizo fue cortar el agua para todo el barrio y pudo ponerle un tapón al caño para que deje de salir líquido. Inmediatamente restableció el servicio total de agua salvo a cuatro familias que viven frente al hueco de obra pero que actualmente ya cuentan con la plenitud de los servicios otorgados”, detalló el secretario de Gobierno.

Respecto del motivo por el cual se habría roto el caño de agua, la Municipalidad indicó que un desmoronamiento de suelo arrastró la cañería de asbesto-cemento “un material de más de 50 años de antigüedad caracterizado por su fragilidad y su incapacidad para flexionarse”, remarcaron. La pérdida de agua potable anegó luego el espacio de trabajo de un aliviador cloacal ejecutado a cuatro metros de profundidad.

La Dirección de Redes Sanitarias y Gas quitó el agua acumulada con una bomba, dejando al descubierto el espacio de trabajo del aliviador nuevamente. Posteriormente, la zanja se tapará y se esperará hasta que se seque para volver a ejecutar las obras. Con el suelo seco, la empresa Aguas Cordobesas cambiará el caño dañado.

“Se sigue trabajando renovar el tramo roto del caño aunque no tenemos precisión de cuando terminaría la obra de restauración. Mientras tanto pudimos volver a abastecer a los vecinos con el servicio gracias a otros conductos que pasan por el área”, indicaron a La Voz desde la empresa.

Fuente: La Voz del Interior


  AUDIO