Cuando las restricciones sanitarias atentan contra la salud
Una niña de 12 años, paciente oncológica, debió ser trasladada por su papá ya que la policía santiagueña no los dejaba pasar por no poseer el permiso correspondiente. En Fair play de PLX Pulxo abordamos este tema.

| Por redacción Pura Verdad |

Abigail tiene 12 años y desde hace 5 recibe tratamiento por el cáncer que padece. Ella vive con su familia en Santiago del Estero pero debe viajar periódicamente a Tucumán para ser atendida por los especialistas.

En el puesto de control de acceso a la provincia le prohibieron el ingreso porque no tenía una autorización del Comité de Emergencias por lo que decidió y después de dos horas de espera, llevarla a upa .Algunos dicen que caminó 5 kilómetros, otros 50 mst.

Lo cierto aquí es que no importa cuánto debió caminar, lo absurdo es que no los dejaran pasar. Según relató Carmen, mamá de Abigail "Hacía mucho calor, estaba lleno de moscas y teníamos miedo que se le infectara la herida que tiene en la pierna pero no nos entendieron", explicó la señora. Fue después de dos horas de discusiones que el papá de Abigail la tomó en sus brazos y empezó a caminar dispuesto a llegar como fuera hasta el centro de salud.

Finalmente la autorización llegó y un funcionario fue a buscar a Daniel, Carmen y la pequeña Abigail, por supuesto estaban en la ruta caminando.

Carmen luego de pasar todo el calvario dijo que Abigail quedó muy impactada. “Ella ahora está en crisis, con sus dolores. Cada vez que se despierta, lo único que dice es: ese policía malo, mamá, que no me deja pasar para ir a mi casa”, cerró angustiada su mamá.

Semanas atrás una situación parecida se repetía en Formosa donde una pareja y su hijo de 4 años pasaron 17 días a la intemperie al costado de una ruta porque no les permiten ingresar a su Formosa natal. Finalmente por la repercusión del hecho las autoridades autorizaron el ingreso. Pero muchísimas familias seguían en la misma situación.

Finalmente la Corte Suprema de Justicia le ordenó al Gobierno de Formosa que, en un plazo máximo de 15 días, permita el ingreso de todos los ciudadanos que quieren entrar a esa provincia y que no podían hacerlo por el cierre de fronteras dispuesto por el gobernador Gildo Insfrán desde el comienzo de la pandemia.

La misma situación ocurrió en octubre pero con un final desgarrador cuando un joven de 23 años murió ahogado al intentar cruzar el río Bermejo a nado para poder ver a su hija debido a que no podía hacerlo por tierra por las restricciones impuestas por las autoridades en el marco de la pandemia de COVID-19.

Estas situaciones se ven reflejadas en distintos puntos de las provincias a lo largo de esta cuarentena. Dónde todo se ve difuso en cuanto a las flexibilizaciones dependiendo del gobierno y del poder de policía de turno.

Escucha la nota completa aquí





SOS Sillas