Día Internacional del Abrazo: Una práctica cruzada por emociones
Este viernes se conmemora alrededor del mundo esta acción física que nos define como humanos. ¿Por qué surgió esta celebración?
Día Internacional del Abrazo: Una práctica cruzada por emociones
| Por redacción Pura Verdad |

El 21 de enero es el Día Internacional del Abrazo, una fecha creada por Kevin Zaborney, un estadounidense quien preocupado por las pocas muestras de afecto que realiza la gente en público incluso con los miembros de su familia, pensó en crear una festividad que les brindará una excusa de hacer algo que a todos nos gusta y es dar y recibir abrazos.

Sucede que durante los años 80, Zaborney, psicólogo de la Universidad de Michigan con maestría en la Universidad de Boston, consideraba además que las personas poseían mucho estrés en día a día. Entre las soluciones que se le ocurrió surgió el abrazar con mayor frecuencia, incluso creando un día especial para eso.

Esta fecha se celebró por primera vez el 21 de enero de 1986 en el pueblo de Clio en Michigan y se popularizó en los Estados Unidos gracias al Calendario de eventos Chase, una publicación que presentaba todas las festividades locales del año. La celebración no tardó en cobrar relevancia alrededor del mundo.

Dar abrazos en pandemia

La celebración internacional se volvió todavía más particular en los últimos años, cuando la pandemia de coronavirus obligó a las personas a mantener distancia social para prevenir contagios.

«Durante la pandemia, tengan cuidado si abrazan (siempre con la mascarilla puesta) y traten de hacerlo dentro de sus familias o burbujas», pidieron este 2022.

En este marco, subrayaron que después de unos 20 segundos de poner en práctica esta acción se libera oxitocina (comúnmente conocida como la «hormona del amor») en el cuerpo, lo que ayuda a aliviar el estrés, mejorar las habilidades sociales, optimizar el sueño, entre otras ventajas.

Principales beneficios que aportan los abrazos

Además de dar confort y una sensación de calidez, los abrazos aportan muchos beneficios para la salud tanto física como psicológica. Entre sus principales aportes están los siguientes:

  • Aportan seguridad: El ser humano es muy frágil por naturaleza, sobre todo cuando somos bebés, así que una buena dosis de abrazos nos ayuda a sentirnos seguros y confiados.
  • Provoca placer: Cada vez que abrazamos a alguien o nos abrazan nuestro cerebro segrega dos sustancias que son la dopamina y la serotonina, ambas reducen el estrés y juntas proporcionan calma, tranquilidad y sosiego.
  • Cubre nuestras necesidades afectivas: Una persona necesita diariamente 14 abrazos para sentirse plenamente querido. Las personas que no muestran afecto sufren de algo que en psicología se conoce como hambre de piel y no es más que la necesidad de contacto humano.
  • Permiten funcionar de mejor manera: Cada abrazo nos ayuda a centrarnos y mantenernos felices y funcionales cada día.
  • La mejor cura contra la timidez: Permite a las personas tímidas entrar en confianza, ser más abiertos, espontáneos y seguros de sí mismos.
  • Disminuye la presión arterial: Las personas que no tienen mucho contacto físico poseen una frecuencia cardiaca y una presión arterial mucho más alta que las personas que reciben abrazos de manera frecuente.