El dólar blue rompió los relojes y llegó a 190 pesos
La plaza se recalentó por la falta de divisas disponibles y necesidad de los operadores de hacerse de billetes.

| Por Germán Negro |

Después del intento del miércoles de calmar la plaza con la presencia de la Gendarmería en el microcentro porteño, el dólar libre rompió todos los relojes y llegó a ofrecerse en el mercado marginal a un precio máximo de 190 pesos. En Córdoba, se hicieron operaciones por un monto algo superior, aunque de escaso volumen.

El dólar blue aceleró su escalada en las últimas cinco semanas, tras la aplicación de un impuesto de 35% a cuenta de Ganancias para la venta de divisas para atesoramiento. Desde el 15 de septiembre acumuló un alza de 59 pesos o 45%, mientras que en poco menos de diez meses transcurridos de 2020 escaló 152,5 por ciento. Por el momento, las medidas aplicadas por el Ministerio de Economía y el Banco Central surtieron el efecto contrario al buscado, ya que los financieros siguen en escalada.

En el mercado mayorista, el dólar experimentó un incremento más grande que en las últimas ruedas. Aumentó 33 centavos (+0,4%), a 78,08 pesos, aún lejos de lo que pretenden los exportadores. Se trató de la suba más importante desde el 1° de octubre, cuando el salto fue de 70 centavos en el día.

El segmento de contado (spot) sumó unos USD 233,4 millones, un 40% más que el miércoles. El Banco Central habría concluido su participación en la rueda con un saldo neto positivo de unos cinco millones de dólares.

“Las estrictas regulaciones adoptadas el pasado 15 de septiembre por parte del BCRA, se tradujeron en una reducción del mercado de divisas disponibles y en un incremento de la ansiedad por parte del mercado, al tener que enfrentarse a un entorno más restrictivo. Las expectativas negativas impactaron en la volatilidad del mercado cambiario, tal como se ha observado desde entonces”, remarcó un reporte de Torino Economics.

Un informe de Portfolio Personal Inversiones puntualizó que “las medidas anunciadas esta semana no lograron, por el momento, generar un cambio de expectativas. Las tensiones cambiarias crecen y la pérdida de reservas continúa a medida que la falta de confianza por la ausencia de un plan económico aumenta. Los dólares financieros, en este contexto, se mantienen firmes al alza”.
Desde Research for Traders apuntaron que ahora “las miradas estarán puestas en la decisión que tomará el BCRA en su reunión de directorio en cuanto a tasas de interés. Se espera que se discuta si continúa el camino de la armonización, es decir, un nuevo ajuste al alza del rendimiento que se le paga a los bancos y que se busca que también llegue a los inversores minoristas”.

“A cada regulación del dólar, a cada traba que pusieron en estos diez meses el resultado fue mayor suba, más brecha, menos reservas. Es hora de cambiar el rumbo”, comentó el analista financiero Christian Buteler.

Ecolatina destacó que “la disparada de la brecha comenzó a generar la percepción de que el dólar oficial estaba barato, aun cuando los fundamentals macroeconómicos no hubieran cambiado sustancialmente. De la misma forma, la escasez de opciones de ahorro en un escenario de exceso de liquidez, los temores devaluatorios y las posibilidades de ‘comprar dólares oficiales’ mediante el acceso a bienes importados impulsaron el consumo de productos durables”.



SOS Sillas