Emergencia pública en materia de violencia de género: una medida imprescindible
Córdoba es la segunda provincia con más femicidios en Argentina. En 2021 llevamos 7, uno cada 8 días. Las estadísticas son alarmantes y esconden una verdadera pandemia.


| Por Dante Rossi (*) |

En cada una de las muertes a causa de la violencia machista hay un común denominador: el estado falló al momento de defenderlas.

Nadie duda que Córdoba ha llevado adelante varias medidas, como la creación del Polo de la Mujer, o más recientemente, la designación del Ministerio de la Mujer. Pero existe un hecho concreto: no alcanza.

Existe mucho por hacer, y con la presentación del proyecto de ley 32136/L/21 el bloque de Legisladores de la UCR pretende la sanción de la emergencia pública en materia social por violencia de género por el lapso de un año, a los efectos de involucrar a los tres poderes del estado y a sectores que tienen mucho para aportar en la búsqueda de soluciones.

Para denunciar en el polo de la mujer la víctima muchas veces tiene que estar hasta nueve horas declarando -con lo que ello conlleva-, turnos psicológicos que tardan 3 meses, personal y equipos técnicos insuficientes y colapsados, baterías de botones antipánico que no cargan, y tantas otras deficiencias que se observan a diario en los casos concretos.

¿Alcanza el fuero de violencia familiar con su sola función cautelar o hay que fusionarlo con los juzgados de familia? Hay falta de seguimiento en la justicia de las medidas cautelares, muchas veces por la sobrecarga de denuncias que llegan a su fuero.

Hay mucho para debatir y para imaginar respuestas concretas por parte del estado. No podemos seguir mirando para otro lado sin visibilizar esta cruda realidad. No se deben seguir aplicando medidas tenues e insuficientes, las cuales no han sido capaces de contener a cientos de mujeres que son revictimizadas por sus agresores y luego por el estado.

Las acciones de prevención y contención han fracasado y es obligación de los gobernantes tomar cartas en el asunto de manera responsable y despojada de cualquier intencionalidad proselitista.

Urge la declaración de emergencia. Urge que se convoque a los tres poderes del estado para que de manera articulada se brinden soluciones inmediatas y efectivas.

Córdoba no resiste un femicidio más y esto es sólo posible asumiendo la violencia de género como política pública prioritaria.

(*) Legislador Provincial UCR



SOS Sillas