Esta es la Argentina maradoniana

| Por Jonatan Kloner |

Ayer murió el Diego, el Pelusa, Maradona. Sorprende y al mismo tiempo ya no sorprende, sólo impacta. El eterno 10 ya le había esquivado varias veces a la parca, me hizo creer que era inmortal pero ayer dijo basta.

Repasar lo que hizo dentro de una cancha es redundante. Los que pudieron verlo en vivo y ser contemporáneos con su juego. Los que enganchamos el final de su carrera y nos alimentamos a videos. Los que hoy trasladaron aquella discusión de Maradona/Pelé hacia Messi/Maradona.

Todos ya sabemos casi todo. Lo del tobillo, las arengas, los tiros libres, qué debutó en Argentinos contra Talleres, se fue a Boca y otra vez se cruzó con los de barrio jardín en el debut. Que es Dios en Argentina y un poco más aún en Nápoli.

Después está el Maradona fuera de la cancha. Más conocido que el Papa, con frases filosas, con sus problemas con las drogas y sus incansables anécdotas. Él mismo supo decir que no era ejemplo de nada, pero la prensa siempre buscaba su palabra, polémica, directa, sin pelos en la lengua y muchas veces no coincidía lo que Diego decía con su forma de vida.

Y eso es, eso fue Maradona. Y eso es la Argentina. La picardía para hacer un gol con la mano sabiendo que no es válido, pero al mismo tiempo hacer el mejor gol de la historia del fútbol apilando a los rivales más poderosos. Eso es Argentina.

Y este 2020 marcado por la pandemia también muestra que este país es maradoniano al 100%, respetando las incoherencias que hay de manera constante. Mientras cientos de familias no pudieron velar a sus seres queridos por los protocolos sanitarios, la Casa Rosada se abre para el velorio del Diego y esperan cerca de 1 millón de personas.

Mientras el fútbol que volvió a jugarse pero sin hinchas en la cancha, ayer se vieron varias tribunas llenas. Sin distanciamiento, sin protocolos. El obelisco era una popular más.

Definitivamente eso es Argentina. Y Maradona fue, es y será Argentina.





SOS Sillas