La familia del subteniente muerto denuncia a los superiores
Ezequiel, el padre de Matías Chirino, denunció que obligaron a su hijo a tomar alcohol en exceso y a tirarse a una pileta desnudo. Se trató de la fiesta de iniciación al Ejército de Holmberg.
La familia del subteniente muerto denuncia a los superiores
| Por redacción Pura Verdad |

La muerte de Matías Ezequiel Chirino, un subteniente del Ejército oriundo de Holmberg, Córdoba, volvió a poner en el centro del debate a las “actividades” que se realizan en las “fiestas de iniciación” de la institución. El joven, de 22 años, falleció en la mañana del domingo en Corrientes.

Chirino se había recibido hace pocos meses en Buenos Aires, donde le asignaron como destino el Grupo de Artillería Nº 3 de Paso de los Libres. En esta guarnición militar se produjo el fatal desenlace.

Fabián Martínez, el fiscal federal de Paso de los Libres, anticipó que el primer informe forense arrojó que “hubo una ingesta de alimentos y exceso de bebidas alcohólicas que determinó una broncoaspiración”.

Ahora, la familia del joven fallecido denunció que “no fue un accidente”. Ezequiel, el padre de Chirino, contó en diálogo con medios de Río Cuarto que a su hijo lo obligaron a tomar alcohol en exceso y aseguró que lo mismo le hicieron a otros dos compañeros.

“Antes de la cena, lo obligan a desnudarse y tirarse a una pileta con un frío terrible”, declaró el padre, quien este fin de semana también estaba en la ciudad correntina. Había viajado para acompañar a su hijo mientras realizaban trámites en su nuevo destino.

Según explicó, los superiores ordenaron que les organizaran un agasajo. “Les exigen asado completo, bebidas con especificaciones de marcas, en abundancia. ”, apuntó y agregó que esto forma parte de una “tradición” dentro del Ejército.

A su vez, el padre expuso mensajes de Whatsapp con las exigencias que habrían realizado los jefes de Chirino para la fiesta del sábado. “Estas personas destruyeron a mi familia y el futuro de mi hijo”, aseveró.

Por otra parte, Ezequiel apuntó que a su hijo lo dejaron durmiendo en el suelo. En esa misma habitación estaban dos compañeros, quienes al despertar aparentemente se encontraron con personal de enfermería practicándole reanimación cardiopulmonar (RCP) a Chirino.

Por último, el padre reveló que con total frialdad, el domingo a la mañana lo llamó un oficial por teléfono y le dijo: “Tenés que venirte al hospital porque tu hijo está muerto”.