La oposición está en cualquiera
Lo de Negri en la presentación de los laboratorios en Diputados desnudaron un arco político más preocupado por lo que viene, los cargos y la chiquita; que por ver cómo se sale de la pandemia.
La oposición está en cualquiera
| Por Gabriel Silva |

Vamos a cumplir casi 15 meses de pandemia, de un coronavirus, de ese bicho traicionero como lo definió Schiaretti que está haciendo estragos en la siempre dura realidad argentina. Y a lo largo de este casi año y medio vimos de todo: un oficialismo sólido al principio; con algunas tibias objeciones, y una oposición, en todos sus niveles, respaldando.

Pero el tiempo pasó, ese apoyo inicial se lo deglutió rápidamente las ansias de protagonismo en el medio de un arco opositor que sigue huérfano y de a poco el GPS pasó a estar en permanente modo recalculando. Un día rechazan las vacunas; a los meses se preguntan por qué no vienen las dosis; un día van por la comparación con Chile, pero cuando los contagios no bajan del otro lado de la Cordillera, ya ese espejo no alcanza y se mira a Uruguay; y de aquel ‘vamos camino a Venezuela’ ahora el nuevo hit de Cambiemos es “nosotros queremos frenar que Argentina llegue a ser Nicaragua” y lo estrenó Bullrich en la pantalla de TN esta semana.

Pero… como para que quede claro. ¿Se equivocaron los oficialismos en la gestión en este año y medio? Sí, claro. ¿No estuvieron a la altura? También es cierto. Y ejemplos sobran: Alberto no trajo las vacunas que prometieron con Ginés, habilitaron un vacunatorio VIP, les hicieron lugar a sus amigos en la fila e hicieron compras aún poco claras.

En Córdoba, Schiaretti y Llaryora también se equivocaron. El gobernador le dio poder a una Policía descontrolada y lo vimos; y el intendente no puede ocultar con la pandemia problemas estructurales que aún tiene esta ciudad como el transporte. El que anda a pata, el que pasa frío en una parada no entiende cómo es el tema de los subsidios, la discusión de UTA, Fetap, Amba y agregale todas las siglas que quieras.

Pero, dicho esto, hagamos foco en la oposición. En todos los niveles, Nación-Provincia-Municipio, los radicales, el PRO y los que responden a Carrió, están en la chiquita, en la rosca. Perdidos. Y el claro ejemplo es lo de Mario Negri ayer. Uno de los tipos que maneja el interbloque de taco, que conoce todo lo que pasa en el Congreso –y cuando te digo todo, creeme que es así- ayer pasa de largo pidiendo que Pfizer redacte la ley para que lleguen las vacunas a la Argentina.

¿Tanto así? ¿Tan hambrientos de poder y rosca están que terminan pidiendo esto? Resulta que Negri votó la ley que no habilita el desembarco de Pfizer y ¡la votó hace unos meses! Entonces… o no tenía la menor idea de lo que votaba o la ceguera opositora lo está complicando.

A lo mejor, el no ser más el favorito de Macri en Córdoba lo tiene mal… buscando nuevo padrino para seguir prendido ahí, de una banca en el Congreso y pensando en ser senador antes de terminar su mandato a diputado.

Y ese desboque, ese tratar siempre de manotear algo está relacionado con lo que pasa acá. Los radicales cordobeses también están huérfanos; o, mejor dicho, son hijos de un matrimonio que se sostiene más por la necesidad que por la confianza y el amor pleno, como es la relación transitoria de Negri y Mestre.

Pero saltás la grieta radical y lo tenés a De Loredo, que es concejal por la ciudad, reclamando por temáticas que tienen que ver con la Provincia o la Nación, y tirándose de un paracaídas para lanzar un libro. Libro que, por otra parte, lo usará como plataforma para ser diputado nacional antes de fin de año.

Todos estos, que dicen preocuparse por la República, están preocupados por la rosca. Por cómo se van a acomodar las piezas del rompecabezas y cómo seguir poniendo palos en la rueda a las tres gestiones. Ojo, no vaya a ser que la gente se avive y se entere realmente que el sueño de ustedes es seguir prendido de una teta con el acting de patalear en una banca o mostrarse en un estudio de televisión.

Escuchá Momento Silva:


  VIDEO
  AUDIO


SOS Sillas