La Policía trabaja en "política preventiva" tras los dos femicidios cometidos por agentes
Gabriel Bosque, jefe de Medicina Laboral de la Policía, dijo este martes que los casos de violencia en general, y de violencia familiar en particular, “institucionalmente preocupan mucho”.
La Policía trabaja en "política preventiva" tras los dos femicidios cometidos por agentes
| Por redacción Pura Verdad |

Los últimos dos femicidios registrados en la provincia de Córdoba fueron cometidos por efectivos de la policía con sus armas reglamentarias, y volvieron a poner en debate el tema de los controles de salud mental para los agentes. Carolina Figueroa fue asesinada en la madrugada del domingo 10 de octubre en Alta Gracia, y Romina Depretris recibió un disparo mortal el 4 de octubre pasado, en la localidad de Silvia Pellico.

Gabriel Bosque, jefe de Medicina Laboral de la Policía, dijo este martes que los casos de violencia en general, y de violencia familiar en particular, “institucionalmente preocupan”.

“La institución viene trabajando con una política preventiva muy fuerte. Es por eso de que hay resoluciones para valoraciones periódicas del personal policial que se venían haciendo y se intensifican para hacer un trabajo preventivo”, señaló Bosque a medios cordobeses.

Y remarcó que “ante la más mínima sospecha o información de un tema relacionado con la violencia de género, aunque sea leve, inmediatamente se retiene el armamento y se hacen valoraciones correspondientes. El policía no recupera el armamento hasta que no pase todos los filtros”.

“Evidentemente hay cosas para profundizar, para perfeccionar, pero estamos abocados y ocupados en el tema, desde una fase primariamente preventiva”, sostuvo Bosque. Y precisó que hay alrededor de 80 psicólogos, además de trabajadores sociales y psiquiatras, para las auditorías de salud mental.

“Tengamos en cuenta que la salud en general es dinámica, la salud mental en particular. A estos hechos de violencia no los vamos a minimizar, están en un contexto general. Cada una de estas situaciones es una herida profunda, amerita análisis, y se seguirá profundizando”, explicó.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que los policías dejen sus armas cuando terminan sus turnos de trabajo, Bosque dijo que están formados para ser efectivos las 24 horas del día. “Es estado policial, es su función”, apuntó. “Es algo que habrá que analizarlo en forma interdisciplinario para poder evaluar los pro y los contra de esa alternativa, y el impacto social que puede tener”, agregó.

Sobre los cambios en la institución a partir de la designación de una jefa de Policía mujer, Liliana Rita Zárate Belleti, hace casi un año, Bosque dijo que el cambio ha sido “para bien”. “Ha cambiado y mucho, se trabaja intensamente en lo preventivo, se han elaborado protocolos de intervención específica para violencia familiar y de género, está la auditoría de salud mental. Hay una escucha atenta y permanente para cualquier personal en general y el femenino que tenga o viva cualquier situación de violencia familiar o de género, por más banal que parezca”, indicó Bosque.




Ebano Maderas