López Peña, el vocal del TSJ que violó la cuarentena
El integrante del máximo tribunal en Córdoba rompió los protocolos con una reunión el sábado 19 de septiembre. Se conocieron los detalles porque fue víctima de un robo que la Policía no informó.

| Por Gabriel Silva |

El mejor ejemplo de que la clase dirigente en nuestro país vive una realidad distinta de la que nos pretenden hacer cumplir a nosotros se produjo el pasado sábado 19 de septiembre en una vivienda de barrio Maipú. Allí, junto a otras personas y cuando habían quedado prohibidas las reuniones sociales o familiares -fue el primer fin de semana de esa restricción después de una seguidilla de permisos concedidos por Nación a Provincia-, el vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Sebastián López Peña, estaba compartiendo un rato con unos amigos.

Según revelaron quienes siguen los detalles del caso, el hombre que integra el máximo órgano judicial en Córdoba, había ido a buscar a unos de sus hijos a ese domicilio en el sur de la capital cordobesa. 

Fue entonces cuando fueron sorprendidos por dos ladrones que irrumpieron en la casa y comenzaron a sacarles los relojes, celulares y billeteras, incluyendo momentos de zozobra que derivó incluso en una presunta toma de rehenes.

Esto último se produjo porque uno de los menores estaba en una habitación y desde allí llamó a la Policía. Entonces, cuando acudieron los efectivos policiales lograron detener a uno de los malvivientes, pero el otro se dio a la fuga en el auto de la familia tomando como rehén al dueño de casa.

Sin embargo, y pese a todos los detalles que hablan de lo complejo del escenario, el hecho no fue informado en el habitual parte policial ni en los informes que habitualmente difunde el Ministerio Público Fiscal. En el microclima de la política se presume que la razón por la cual no se informó apunta a la figura de López Peña, quien además de ser uno de los principales hombres de la Justicia en Córdoba, hace algunos años y en ausencia del gobernador Juan Schiaretti y del presidente provisorio de la Unicameral, Oscar González, como así también de parte de la cúpula del TSJ -todos de vacaciones- el propio López Peña quedó a cargo de la Provincia por algunas horas.

Esto, sin contar que el vocal del TSJ tiene un antecedente similar ocurrido en diciembre de 2016 con una cena en Cofico donde se encontraban varios hombres y mujeres del poder cordobés. En aquella ocasión también fueron sorprendidos en un golpe comando perpetrado por una banda mixta, compuesta por delincuentes y hombres de la policía. Todos en el mismo rol.



SOS Sillas