Macri no descarta el diálogo, pero pone condiciones
Negó que se hayan producidos contactos con el oficialismo y pide respeto por las instituciones y la propiedad privada.

| Por Germán Negro |

Mauricio Macri, más allá de que Elisa Carrió dijera que “ya fue”, sigue en el centro de la escena política. En las últimas horas respondió a la carta de Cristina Kirchner, al salir a negar las versiones que indicaban que había tenido un acercamiento con dirigentes del oficialismo, pero no descartó el diálogo pero lo condicionó a una serie de aspectos previos.

El ex presidente, por medio de las redes sociales, indicó: “Cuesta entender las motivaciones de la carta de la vicepresidenta dirigida al presidente y las versiones que sostuvieron que hubo acercamientos con gente de mi entorno. Quiero negar rotundamente esa información y cualquier acercamiento”.

“Al mismo tiempo, ratifico la voluntad de Juntos por el Cambio y mía de sentarnos con otras fuerzas en una mesa pública de diálogo que siga las siguientes condiciones: la Constitución Nacional sobre la mesa, dar de baja el embate a la Justicia, al procurador, a la Corte y a la propiedad privada”, agregó.

Y completó: “Siempre vamos a estar dispuestos al diálogo para defender las libertades y el respeto a la ley. Buscamos la construcción de una agenda de desarrollo, que promueva la generación de empleo y de la producción, abiertos al mundo de una manera inteligente”.

Uno de los rumores de que ya se habría abierto el diálogo, algo que descartó Macri indicaba que el emisario de esos contactos había sido el peronista Miguel Ángel Pichetto, hoy aliado del fundador del PRO. “Ni Mauricio ni nadie de su entorno mantuvieron contactos con el oficialismo; la voluntad de diálogo está vigente como lo hemos expresado en varias oportunidades”, explicaron.

Macri y Alberto Fernández ensayaron una relación institucional cordial luego del resultado de las elecciones de 2019. Pero, no pudieron escapar a la grieta y el diálogo no logró consolidarse en el tiempo luego de que el Presidente dijera que su antecesor le había sugerido que no le importaba la cantidad de muertos que podría provocar el coronavirus en la Argentina. Esa versión fue desmentida por Macri.

La postura de Macri tiene destinatarios también dentro de Juntos por el Cambio, donde hay dirigentes que promueven el diálogo con el oficialismo. Marca una línea divisoria entre quienes integran “su” entorno y asume la representación de la coalición de partidos donde varios integrantes se disputan el liderazgo. Entre ellos está Horacio Rodríguez Larreta, quien en muchas encuestas asume como el político con mejor imagen en el país.



Ebano Maderas