Marcos Teruel fue condenado a 12 años de prisión por doble abuso sexual
El hijo del músico de Los Nocheros le pidió disculpas a las víctimas. El Tribunal de Juicio de Salta lo encontró culpable en dos causas, revocó su prisión domiciliaria y ordenó que sea trasladado a una cárcel.
Marcos Teruel fue condenado a 12 años de prisión por doble abuso sexual
| Por redacción Pura Verdad |

Marcos Lautaro Teruel, hijo del músico Mario Teruel, fue condenado hoy a 12 años de prisión por doble abuso sexual agravado. Sus dos amigos coimputados en una de las causas, Silvio Ezequiel Rodríguez y Gonzalo Isaac Farfán, fueron absueltos por el beneficio de la duda.

La última audiencia del proceso oral comenzó este lunes temprano con las réplicas y dúplicas de las partes y luego, pasado el mediodía, la Sala III del Tribunal del Juicio de Salta, presidido por la jueza Carolina Sanguedolce, y los vocales María Gabriela González y Pablo Farah, dictó sentencia.

En su resolución, los jueces rechazaron los pedidos de incompetencia y nulidad que había hecho la defensa y revocaron la prisión domiciliaria, por lo que solicitaron que Teruel sea trasladado de inmediato a la unidad penitenciaria local. El tribunal recomendó también al Servicio Penitenciario que Teruel sea sometido a un tratamiento psicológico.

En el momento de expresar sus últimas palabras, Teruel aprovechó para disculparse a las primera víctima y a su familia, cercana a la suya. “Simplemente pedir disculpas a todos los involucrados. Decirles que sea cual sea el resultado de esto voy a seguir trabajando para reparar lo que haya que reparar y empezar a vivir de nuevo”, expresó.

Luego se disculpó con la segunda víctima. “Me gustaría que comprendan que jamás tuve la intención de abusarme de ella”, agregó. Y concluyó: “Y pedirle disculpas a mi familia por todo lo que les hecho sufrir. Agradecerles el sostén, en especial a mi vieja, que se quedó en casa llorando. Dios quiera que la pueda volver a abrazar dentro de poquito”.

Teruel fue juzgado en dos causas distintas en este proceso penal. En la primera fue condenado por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización reiterado en concurso ideal con corrupción de menores doblemente agravada por tratarse de menor de 13 años y por mediar engaño.

En la segunda, en tanto -en la que estaba acusado con los absueltos Rodríguez y Farfán- por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado, cuando la víctima tenía 19 años.

La semana pasada, tras un extenso alegato, el fiscal Sergio Federico Obeid había pedido 17 años de prisión para Teruel por las dos causas acumuladas, mientras que para Rodríguez y Farfán solicitó 8 años de prisión.

En la primera causa, la querella en este caso, representada por la abogada Liza Medrano, solicitó 15 años de prisión para el hijo del músico y sostuvo que su representada “sufrió ataques de pánico, pesadillas y se tuvo que medicar porque no podía dormir”.

“En su vivienda, el acusado llevó a la víctima de la primera causa al baño de arriba para mostrarle un juguetito”, recordó el fiscal Obeid. De ese modo, indicó, “pudo advertirse la corrupción de menores agravada, ya que la víctima, la primera vez que ocurrió el abuso, fue engañada”.

El fiscal precisó que los abusos se repitieron desde que la menor tenía 10 años hasta que alcanzó los 12 y remarcó que el daño psíquico en la denunciante, que actualmente tiene 18 años, permanece hasta la fecha, según los informes psiquiátricos y psicológicos a los que se sometió.

El representante del Ministerio Público Fiscal salteño, además, resaltó que Teruel, al momento de declarar ante el Tribunal, reconoció parcialmente lo ocurrido con la menor. “Tomó conocimiento por redes sociales de la denuncia de la víctima de la segunda causa e intentó desactivar otra posible denuncia sobre el primer hecho juzgado, al confesar los abusos a la abuela de la primera víctima y pedirle perdón”, recordó el funcionario judicial. La denuncia había sido radicada por la madre de la menor el 13 de marzo de 2019.

“Reconocí los hechos desde el primer instante ante la fiscalía. Es lo que sale en los audios y lo que le reconocí a mis viejos y a la psicóloga, con todo el dolor del mundo”, expresó Teruel ante los jueces sobre este caso. “Lamento mucho lo que hice. Estoy arrepentido por lo que fui en ese momento. Sé quién soy ahora y quién no quiero ser el día de mañana. Mi intención siempre fue remediar algo que hice y estuvo mal”.

A su turno, Juan Casabella Dávalos, abogado de Teruel, había pedido la nulidad del juicio por la primera causa para que sea abordada por un juzgado de menores.

Además, dejó planteada su posición en relación al sexo oral, que es la denuncia a la que hace relación la menor: negó que esa acción habilite un encuadre en la figura del acceso carnal y sostuvo que se debería juzgar a Teruel por el hecho reconocido de abuso sexual simple, delito al que le corresponde una pena de tres años de ejecución condicional. Ese pedido fue rechazado de plano por el tribunal en la lectura del veredicto.

En referencia a la segunda causa contra Lautaro Teruel, el defensor solicitó “la absolución lisa y llana” por considerar que no hubo dolo ni intención abusiva.

El otro expediente se inició por otra denuncia hecha el 24 de mayo de ese mismo año, en la que la víctima dijo que el hecho tuvo lugar en enero o febrero de 2014, a sus 19 años.

Obeid subrayó que “tanto Rodríguez como Farfán omitieron dolosamente impedir que Teruel accediera a la víctima”. “No queda ninguna duda de que los tres acusados tuvieron el dominio sobre el inicio, el desarrollo y el desenlace de la acción. Los tres pudieron interrumpir el curso causal de la acción. Compartieron el dolo. La conducta habla de que hubo un acuerdo de voluntades. Queda claro que hay una coautoría”, consideró.

Los abogados querellantes del caso, Sergio Sebastián y Lucio Flores Giralt, habían solicitado 15 años de prisión para Teruel y 10 años para los otros dos acusados.

Al momento de las últimas palabras, Farfán y Rodríguez también se disculparon. “Jamás me desnudé frente a ella. Siempre la consideré una gran amiga y estoy seguro de que es una buena persona a pesar de esto. Espero por mí y por mi familia que se haga Justicia”, dijo el primero. “Quiero recalcar que soy inocente. No hice nada malo ni permitiré que nadie haga nada de eso de lo que se me acusa”, agregó el segundo, antes de que los jueces pasaran a deliberar.