Más complicaciones para el tráfico aéreo con Europa
La holandesa KLM y Alitalia, con interrupciones programadas, se suman a otras empresas que ya dejaron de volar a Buenos Aires.

| Por Germán Negro |

En medio de una situación que se presentaba como previsible, varios argentinos que viajaron en los últimos días podrían quedar varados, especialmente en Europa. Las restricciones que están impulsando los gobiernos europeos a los vuelos internacionales, como forma de prevención para enfrentar las nuevas cepas de coronavirus, provocarían que en los próximos días algunas aerolíneas internacionales suspendan en forma temporaria sus vuelos a Buenos Aires y otros destinos de la región.

Para holandesa KLM, la suspensión de los vuelos a Buenos Aires comenzaría a partir de este viernes 23 de enero y se extendería por un mes, como consecuencia de las nuevas exigencias y restricciones a los vuelos que determinó el Gobierno de los Países Bajos.

Allí prohibieron vuelos desde el Reino Unido y varios países de la región, entre ellos, la Argentina, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Sudáfrica, Surinam, Uruguay y Venezuela. Se espera que la cancelación de vuelos esté vigente durante un mes o hasta que se implementen otras medidas, como las cuarentenas obligatorias.

KLM sigue teniendo sus vuelos a Buenos Aires en su sistema de reservas, pero fuentes de la compañía aseguraron que están aguardando los detalles sobre la decisión implementada por el Gobierno para cancelar sus vuelos a partir del 23. En ese caso, el último vuelo Buenos Aires-Amsterdam partiría el viernes 22 de enero.

Otra compañía que podría interrumpir sus vuelos a Buenos Aires es Alitalia. Aunque aun no se confirmó oficialmente, varias fuentes del sector señalaron que la empresa italiana tendría previsto suspender la operación de vuelos regulares desde y hacia la Argentina durante dos meses, a partir del 1º febrero. Los vuelos se retomarían en abril.

La aerolínea italiana está en el medio de un proceso de nacionalización y cambio de nombre. Está previsto que la empresa pase a ser Italia Trasporto Aéreo (ITA) y esta semana sus ejecutivos publicaron su plan de negocios para los próximos cinco años.

ITA tiene previsto arrancar con una flota de 52 aviones y cubrir 61 rutas. Además, contará con un plantel de entre 5.300 y 5.500 empleados, la mitad de la que tenía Alitalia.

Durante el próximo año, la compañía apuntará a rutas donde espera que se incremente el tráfico tras las restricciones relacionadas con la pandemia. Más adelante, planea enfocarse en mercados donde Italia tiene estrechos lazos de negocios y turísticos. La aerolínea podría iniciar sus operaciones en abril próximo y está previsto que tenga sus bases en el aeropuerto de Fiumicino en Roma y Milán Linate.

Alitalia recibió varios préstamos estatales, por más 3.000 millones de euros en medio de la crisis generada por la pandemia. La línea aérea arrojó ganancias por última vez en 2002 y está bajo administración controlada por el Estado italiano desde mayo de 2017.

Ya hay otras empresas europeas que dejaron de volar a Buenos Aires o recortaron la cantidad de frecuencias, ante las dificultades sanitarias y financieras.




Ebano Maderas