Maternidad: Criar sola en tiempos de cuarentena
La doble tarea que presentó la pandemia: Criar y sostener la familia económicamente. La ausencia de una de las partes hace cuesta arriba este desafío hermoso, pero complejo. 

| Dra. Claudia Maldonado (*)| 

Cuando aparece una crisis de ese tipo en la sociedad como es el tema de la pandemia, se ve agravada y reflejada en las problemáticas familiares, donde salta a la luz, quizás como nunca, lo que conlleva la distribución de las tareas y las obligaciones de los progenitores separados, colocando en agenda el cuidado personal de los hijos y el grave conflicto que se genera al momento que el progenitor que detenta la guarda, tiene a su vez la tarea de llevar a cabo tareas laborales en la casa, por ejemplo el teletrabajo, y no cuenta con la colaboración del otro progenitor.
 
El trabajo de cuidados personales recae principalmente en las mujeres

Muchas  madres en la actualidad y aun agravado por esta situación de cuarentena,  sufren la profunda desigualdad de la distribución del cuidado del hijo con respecto a la responsabilidad que debería llevar adelante el padre en cuanto a la colaboración del cuidado del hijo. Cabe resaltar que la “Responsabilidad Parental es de ambos padres quienes tienen los mismos derecho y deberes con respecto a la alimentación, crianza, educación y cuidado de sus hijos menores, según su condición y fortuna”, reza el artículo 658 del Código Civil y Comercial de la Nac. Ley 26.994.

Según una investigación realizada por la Consultora Vargas de la Silva y Asociados, estadísticamente el 70% de las mujeres en Córdoba se quedan en su casa a realizar teletrabajo, lo cual acarrea un cambio de rutina para todas las familias y se agrava en padres separados, con esta irrupción de pandemia se ha multiplicado lo reclamos en los Tribunales de Familia, lo cual mientras se sustancia el pedido que hacen las progenitoras judicialmente para acordar con el progenitor no conviviente,  deben ir a su vez pidiendo ayuda, colaboración solidaria a familiares, amigos, vecinos, a los fines de cumplir con la jornada laboral adentro o fuera de la casa, convirtiendose así en  na situación muy difícil a nivel logística.

Contingencia sanitaria

Hoy nos encontramos frente a una situación especial por la contingencia sanitaria. “Normalmente la mujer hace doble jornada laboral, osea tarea de su empleo y luego el trabajo en la casa, incluyendo la tarea del colegio de los niños. Esta circunstancia se ha visto ampliamente superada en la realidad de algunas mujeres quienes tienen que desarrollar jornada laboral en la casa, cuidado de hijos y la tarea domestica, lo cual ocasiona la necesidad imperante, solidaria y colaborativa del progenitor no conviviente (el padre), quien deberá cooperar con el cuidado del hijo.

Hay que negociar cuidados

Las tareas de cuidado no son exclusivas de la mujer, también ocupan al hombre y en este contexto coordinar cuestiones con tu ex se hace mucho más difícil. Se vienen momentos distintos en la organización de todo y deberemos adaptarnos de a poco. Cuando ya había acuerdo de cómo se distribuían los horarios y días, este quedo en el pasado, ya que se necesita de nuevas modalidades de cuidados en esta cuarentena, que pone a los progenitores en el desafío de cumplir. Otra solución es la que imponen los  Jueces del fuero de Familia ante el pedido desesperado de las progenitoras, es fijar un aumento de cuota alimentaria a los fines de contratar niñeras y/o personas que de alguna forma cubran el tiempo del cuidado personal que debe cumplir el padre o progenitor no conviviente.

La pademia esta poniendo negro sobre blanco la responsabilidad parental de ambos padres. Si bien hay mucho papas que responden ante el cuidado personal de sus hijos, hay un gran porcentaje que carecen de uno de los principios fundamentales del Derecho de Familia, que es la "Solidaridad". Lo idea seria que a un padre responsable no se le exigiera judicialmente dicho comportamiento.

(*) Abogada de Familia - MP 1-31991





SOS Sillas