Pese a la recomendación de la OMS, por qué Argentina acortó el tiempo de aislamiento
El organismo recomendó dos semanas de cuarentena. Sin embargo, EEUU, varios naciones europeas y nuestro país bajaron el lapso para vacunados y no vacunados. Qué dicen los expertos.
Pese a la recomendación de la OMS, por qué Argentina acortó el tiempo de aislamiento
| Por redacción Pura Verdad |

Ante el exponencial incremento de casos de coronavirus que vive hoy el mundo, con muchos países batiendo récord de infecciones nuevas, tal como sucede en Argentina, la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de pedir la intensificación del plan de vacunación global, también solicitó prestar atención a las medidas de aislamiento. Muchos infectólogos coinciden en que acortar los tiempos fue una decisión económica tomada por los gobiernos, más que una medida guiada por situación sanitaria.

En ese sentido, ayer el organismo sanitario mundial recordó la importancia de alcanzar lo antes posible que la meta del 70 % de la población mundial vacunada, para así evitar que se produzcan nuevas variantes de COVID-19. Y además, reiteró que las cuarentenas deben ser de 14 días de duración.

Abdi Mahamud, epidemiólogo de la agencia sanitaria de la ONU, afirmó en una conferencia de prensa en Ginebra (Suiza), que los países no podrán “acelerar” su escape de la pandemia mientras la variante Ómicron siga propagándose con la misma intensidad que Delta. Afirmó que si bien en la mayoría de las personas, el virus desaparece entre cinco y siete días después de la aparición de los primeros síntomas y en función de su situación inmunológica, lo recomendable es que mantenga 14 días de aislamiento para asegurar su recuperación y que no propague la enfermedad.

Mahamud afirmó que los líderes políticos deberían decidir en función de la intensidad de la pandemia en cada país y dijo que las naciones occidentales con números de casos muy altos han recortado los períodos de aislamiento para mantener en funcionamiento los servicios básicos. Sin embargo, desde la OMS recomiendan mantener los aislamientos durante 14 días aunque entienden que algunos países hayan acortado este período para evitar parates en la economía y los servicios básicos.

A contramano de los incrementos registrados por las variantes Delta y Ómicron, algunos países, empezando por Estados Unidos, han reducido los períodos de aislamiento o cuarentena en un intento por permitir que las personas asintomáticas regresen al trabajo o la escuela. Y que la actividad económica no se vea afectada por esta nueva ola mundial de COVID-19.

En la Argentina, se acortaron los períodos de aislamiento el 29 de diciembre:

-Los contactos estrechos asintomáticos con dos dosis de la vacuna: deberán aislarse durante cinco días y maximizar los cuidados durante cinco días luego de dejar el encierro.

-Los contactos estrechos asintomáticos con una dosis de la vacuna o sin vacuna: deberán aislarse 10 días o 7 días de aislamiento y luego realizarse un análisis de PCR.

-Los casos positivos con dos vacunas: deberán aislarse por 7 días y maximizar los cuidados durante tres días luego de dejar el encierro. Los casos positivos con una dosis de la vacuna o sin vacuna: 10 días de aislamiento.

Estados Unidos, pionero en achicar los tiempos

A fines de diciembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos acortaron la cantidad de días que recomiendan para mantenerse aislado tanto para las personas que tienen la enfermedad de COVID-19 como para las que son contactos estrechos. El aislamiento es la medida que ayuda a que se reduzca la circulación del virus a otras personas.

Una de las nuevas recomendaciones de los CDC es que si una persona da positivo en la prueba de COVID-19 debe aislarse y permanecer en la casa durante 5 días. Esta recomendación es para todas las personas independientemente del estado de vacunación. Después de esos 5 días de aislamiento, si la persona no tiene síntomas o sus síntomas se están resolviendo, puede salir de su casa. Pero debe seguir usando una mascarilla o barbijo cuando esté con otras personas durante 5 días más. En cambio, advirtieron los CDC, si la persona tiene fiebre, debe seguir en la casa hasta que se le pase.

El reconocido investigador Eric Topol, fundador y director del Instituto de Ciencia Traslacional Scripps, en La Jolla, California, Estados Unidos, manifestó a su modo el desacuerdo con la medida con respecto a los casos confirmados de COVID-19. Escribió en Twitter: “Los datos que sustentan el nuevo período de aislamiento del CDC de 5 días sin una prueba negativa” y mostró una imagen en blanco. Sugirió que falta aún pruebas de investigaciones científicas que validen la nueva recomendación.

“Los Estados tienen que tomar decisiones sobre la duración de la aislamientos en función de su situación individual. Es lógico mantener el número de casos lo más bajo posible en los lugares en los que estos ya son escasos, pero en los sitios donde se registran muchos, hay intereses contrapuestos, como el de mantener el funcionamiento de los países, que podrían justificar cuarentenas más cortas”, subrayó la OMS.

Para la médica Gabriela Ensinck, de la comisión de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), “los CDC establecieron ahora solo 5 días de aislamiento para las personas con COVID-19 y para los contactos estrechos con vacunación completa y dosis de refuerzo. “Se basan en que suman las 48 horas previas a que la persona tenga los síntomas de la infección y los 3 días siguientes. También los contactos estrechos solo tienen que aislarse 5 días. Es para personas ya vacunadas completamente”.

Para el médico Martín Hojman, de la Sociedad Argentina de Infectología, “el aislamiento más corto en Estados Unidos es una medida económica y no epidemiológica. Tienen que recomendarlo porque si no se quedan sin personal de salud porque los contactos estrechos en este momento son muchísimos allí. Si la situación sigue en crecimiento en Argentina, la misma recomendación podría ser necesaria también”.

En tanto, la presidenta de la Sociedad Argentina de Virología, Lucía Cavallaro, se manifestó en desacuerdo con los cambios de recomendaciones que hizo el CDC. “Sugieren el uso del barbijo solo por algunos días en caso de ser contacto estrecho o con COVID-19 después de los 5 días de aislamiento. Sin embargo, hoy las personas deberían estar usando de manera adecuada todo el tiempo, incluso al aire libre cuando se encuentran con otras”, afirmó. Una de las razones para intensificar el uso del barbijo es que la variante Ómicron podría causar más casos asintomáticos, pero las personas contagian igualmente, según Cavallaro. “Hay que esperar las recomendaciones de las autoridades sanitarias de cada país. Porque podrían ser diferentes a las de Estados Unidos”, agregó.

La doctora Angela Gentile, de la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas y la Sociedad Argentina de Pediatría, también se mostró en contra de la medidad: “Pasar el aislamiento de 10 a 5 días no es adecuado. Porque hay muchos casos asintomáticos en este momento”. Gentile dijo: “Yo sugeriría un aislamiento de 7 días y con PCR para detectar casos asintomáticos”.

El doctor Javier Farina, de la Sociedad Argentina de Infectología, solo está de acuerdo con el cambio de aislamiento que hicieron los CDC para los casos estrechos, pero no para los casos de personas con COVID-19. “Es justificable reducir el período de aislamiento a cinco días para los contactos estrechos y que se hagan el testeo después de cinco días de haber estado con un caso confirmado de COVID-19. Este cambio se debe a que las nuevas variantes tienen un período de incubación más corto que las anteriores. Más del 90% de los contactos estrechos dan positivo durante los primeros cinco días”, dijo Farina a Infobae.

En cambio, Farina consideró que el acortamiento del aislamiento a 5 días no sería beneficioso para las personas con COVID-19 en base a la evidencia científica actual. “No me parece una medida adecuada a la luz del conocimiento actual: hay personas con COVID-19 que pueden contagiar hasta el día 10 después del inicio de los síntomas. Por lo cual, el aislamiento de 5 días no sería adecuado por el momento. Igualmente, como la pandemia es una situación dinámica, todo puede modificarse”.

Según la doctora Mirna Biglione, médica e investigadora del Instituto INBIRS, dependiente del Conicet y la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires “en una ola con la variante Ómicron como mayoritaria y una alta tasa de vacunación contra el COVID, el acortamiento de los días de aislamiento es factible, aunque aún faltan datos científicos para afirmar que se comporta como un virus respiratorio que solo causa síntomas leves. Pero tomar esa decisión con la variante Delta aún circulando puede ser riesgoso especialmente para las personas que aún no recibieron las dosis adecuadas de vacunas”.

A medida que siguen subiendo los casos, la polémica por el tiempo de aislamiento crece y las opiniones se contradicen, mientras se esperan más datos científicos del impacto de la nueva variante más contagiosa Ómicron.


  AUDIO